Viola Smith: "la baterista más rápida del mundo"

  1. tweety

    tweety Administrador Miembro del Equipo

    No son pocas las personas que conocen la historia de “la baterista más rápida del mundo”, que además llegó a ser la más longeva, tocando hasta su muerte con 107 años. Viola Smith fue uno de los principales motores que impulsaron las carreras musicales de las mujeres en un tiempo donde el mundo era feudo de los hombres, convirtiéndose en una de las primeras bateristas profesionales de la historia.

    Hoy os contamos algunos datos interesantes e inspiradores de la fascinante vida de la pionera Viola Smith.

    1604577643_499487_1604578148_sumario_normal_recorte1.jpeg

    Viola Schmitz (su nombre de soltera), nació el 29 de noviembre de 1912 en Mount Calvary, Wisconsin. La sexta de 11 hermanos, desde la infancia tuvo una intensa educación musical, teniendo su padre por bandera que no se debía gastar la energía de los niños en algo que no fuese música, comprensible ya que el negocio familiar era una sala de conciertos en la vecina Fond Du Lac.

    Con cinco hermanas mayores cuyos instrumentos ya habían sido asignados por su padre (trombón, vibráfono, trompeta, violín, piano y saxofón) a Violeta “le tocó” la batería, y parece ser que este azar sonrió a la pequeña, ya que este instrumento la acompañaría durante un siglo.

    En las décadas de 1920 y 1930, la Schmitz Sisters Orchestra, fundada por el padre y formada por Viola y las 5 hermanas mentadas anteriormente, giraron por el circuito RKO durante fines de semana y -lejos de ser- vacaciones de verano ya que durante la semana algunas hermanas todavía estaban en la escuela. En dichas giras, Viola no perdía el tiempo y, aunque con una buena educación musical impulsada por su primo, baterista profesional en la época, a esta curiosa música no le bastaba beber de una sola fuente y saciaba su sed buscando profesores con quien estudiar allá donde fuese con las Schmitz. Desde luego, un ejemplo a seguir aún en tiempos anacrónicos.

    RIP_ Legendary Female Swing Drummer Viola Smith Dead at 107.jpeg


    Una vez la Orquesta de las Schmitz se disolvió, Viola y su hermana Mildred fundaron The Coquettes, una orquesta exclusivamente femenina donde se pudo comenzar a ver en televisión no sólo la gran técnica que la baterista mostraba, sino su original set de 13 tambores con la característica de utilizar dos timbales de 16 pulgadas a la altura de los hombros, cosa que picó la curiosidad de Louie Bellson, quien se acercaría a ella con dudas acerca de la colocación de estos y que más tarde en el tiempo hemos podido ver reproducido en el set de batería de Virgil Donati o Chris Slade (este con bombos).

    The Coquettes existió hasta inicios de los años 40, y tras la disolución Viola se trasladó a Nueva York donde, como ya podíamos deducir por su implacable sed de conocimiento, no sólo estudiaría con Billy Gladstone (quien se aproximó a ella para auto encomendarse esa tarea) o Ted Reed (¿recordáis? el tío del “Syncopation”) sino que además obtuvo una beca en la prestigiosa Jiulliard, donde estudiaría timpani con Saul Goodman y se uniría a la Orquesta The Hour of Charm, una agrupación musical femenina impulsada por Phil Spitalny. No suficientemente desbordada con la estricta educación de la escuela neoyorquina y la actividad de The Hour of Charm, buscaría otros profesores para complementar sus estudios de percusión, Cozy Cole y Carl Glassman, el percusionista de la Orquesta Sinfónica de la NBC, orquesta que más tarde acogería a Viola en sus filas. Posteriormente formaría parte de la Orquesta Sinfónica Nacional con la que grabaría música para películas de Hollywood como Here Come the Co-eds de Abott and Costello o When Johnny Comes Marching Home y actuaría con figuras como Ella Fitzgerald o Chick Webb.



    Corriendo el año 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, Viola escribió un artículo en la revista Down Beat en el que fomentaba la contratación de músicas. Con el título “Give female musicians a break!” explicaba que muchos de los grandes instrumentistas masculinos de la época estaban siendo reclutados y se debía hacer hueco al talento de las grandes instrumentistas mujeres en pos de que la calidad musical no mermara. Según sus propias palabras años después, la actividad musical femenina no emergió realmente hasta que los hombres dejaron de estar debido a la guerra.

    Viola Smith _ La Plus Ancienne Femme Percussionniste du Monde.jpeg

    No era de extrañar que la incombustible baterista, y también pianista como toda la prole de los Schmitz, ganara notoriedad durante los años. Siendo referida como “la Gene Krupa femenina” que amistosamente replicaba llamando a su conocido Gene “el Viola Smith masculino”, “la baterista más rápida del mundo” llegó a tocar en el acto de toma de posesión del presidente Harry Truman y tras la disolución de The Hour of Charm en 1954, Smith dirigió su banda, Viola and her Seventeen Drums. Más tarde, Broadway abrió sus puertas para que la inquieta música mostrase su buen hacer en el musical Cabaret, donde fue parte de la Kit Kat Band durante cuatro años (1966-1970), periodo que la baterista recordaba como el punto álgido de su carrera, llegando a tocar durante dos meses seguidos cinco shows diarios siete días a la semana y donde era cotidiano ver a grandes estrellas de Hollywood en las primeras filas del teatro.

    Viola Smith, pioneering swing and big band drummer, dies aged 107.jpeg

    Viola siguió tocando la batería hasta su defunción el 21 de octubre de 2020 a la edad de 107 años manteniéndose activa en Forever Young Band: America’s Oldest Act of Professional Entertainers de Costa Mesa, California durante sus últimos años. Sin lugar a dudas dejó una estela difícil de ignorar y más difícil aún de no intentar seguir para todas las personas que nos dedicamos a la música. Con su determinación, electricidad e insaciable curiosidad nos ha demostrado que la edad no es un número sino una actitud.

    Viola Smith.jpeg
     
    Última modificación por un moderador: 30 de Abril de 2021

Comentarios