¿Tienes buena coordinación? Ponte a prueba con estos retos de principiante a profesional

  1. tweety

    tweety Administrador Miembro del Equipo

    A38B13FF-EB11-4778-9A17-E03FC7936131.jpeg

    Cuando empezamos a tocar la batería, coordinar dos o tres extremidades es toda una odisea, y cuatro ya es la panacea de las aventuras, nos enfrentamos a movimientos que no estamos acostumbrados a hacer y además tenemos que ejecutarlos en momentos concretos. Es una tarea que realmente necesita el 100% de nuestra concentración, lo cual en ocasiones nos lleva al borde de la locura y la desesperación, pero en el momento en el que ese ritmo o ese ejercicio sale, en ese momento en el que notamos que se siente bien aquello que tenemos que coordinar y se ha enganchado a nuestro cuerpo como montar en bicicleta, la sensación es casi como alcanzar el nirvana, y es precioso poder darse una palmadita en la espalda y decir “lo he conseguido”.

    A través de estos retos ordenados desde principiante a profesional, espero que todos los lectores podáis llegar al puerto que queréis, ahora bien, preparaos para que vuestro cerebro haga pesas.

    No necesitas una batería ni unas baquetas para hacer estos retos de coordinación. De hecho, yo recuerdo perfectamente darme de cabezazos con ellos en el autobús y después llegar al local de ensayo y flipar con mis nuevas habilidades.

    Empezamos por lo primero, necesitamos un patrón constante, algo repetitivo, un ostinato sobre el que anclar el resto de extremidades, os recomiendo hacer esto con la mano dominante (si eres diestro, derecha; zurdo, izquierda). Vamos a hacer dos semicorcheas y una corchea, o si lo quieres ver de otra manera, las 3 primeras semicorcheas del tiempo se tocan, y la cuarta no. Es sencillo, lo puedes hacer, pero lo importante es que se sienta bien al hacerlo. Está marcado en un cencerro, pero puedes hacerlo donde más te guste, el ride, tu rodilla derecha, una cacerola… no importa dónde, pero que se sienta bien.

    Puedes ajustar el tempo en el propio ejercicio, pero por establecer unos tempos guía recomendados, ahí van:

    Principiante: 50 BPM
    Medio: 80 BPM
    Avanzado: 110 BPM
    Pro: 140 BPM



    La segunda cosa que haremos es imitar esa misma figura con la mano no dominante, en la caja por ejemplo. Haremos los llamados unísonos, mano derecha e izquierda van a la vez.



    Ok! Ya tenemos lo básico, ahora es cuando empieza el juego. Lo que vamos a hacer es agarrar ese grupito de 3 notas seguidas que he escrito en la caja y vamos a desplazarlo a lo largo del compás. Ahora la mano izquierda empieza en la segunda semicorchea del compás en vez de en la primera.



    Este no era muy difícil, a mí me entró en el cerebro pensando que era un grupo de 4 notas en el que la primera solo se daba con la derecha, la segunda y la tercera con ambas manos y la cuarta con la izquierda sola.

    Sigamos, vamos a por la tercera posición de semicorchea, ¡la penúltima! Si ya has estudiado rudimentos y conoces lo que es un “flam tap”, podríamos decir que es algo parecido, pero haciendo unísonos los flams. Este fue sin duda el paso más difícil para mí y lo que me ayudó a conseguirlo fue ir introduciendo una nota cada vez hasta que todo hizo click como conjunto.



    Es hora de terminar con las manos. Movemos el grupito a la última semicorchea. Por suerte esta es más asequible que la anterior, y además ya has visto cómo funciona todo esto, así que seguro que lo consigues en seguida.



    ¿Lo tienes? Si has conseguido hacer todos estos ejercicios por separado, te felicito. Pero la prueba real viene ahora. ¿Puedes hacerlos todos seguidos?

    Aquí os dejo el reto de coordinación para principiantes.



    Si has conseguido esto, estás listo para pasar al siguiente nivel. ¡Es el turno de los pies! Pero antes, ¿por qué no compartes tu experiencia en la sección de comentarios? Al igual que yo te he dicho algunos “trucos”, quizás tú hayas encontrado otros que puedan servir de ayuda a alguien que quiera conseguir hacer este ejercicio. ¡No te cortes y comparte!

    Para el nivel medio ya no vamos a ir ejercicio por ejercicio. Directamente vamos a por los retos, si, has leído bien, retos, en plural. Son dos, y en ellos hay que sacar los pies a pasear, tenemos que caminar. ¿Cómo se camina? Primero un pie y después el otro. Este es el momento en el que vais a hacer con las manos lo mismo de antes, pero los pies van a ir como si estuvieseis caminado. Primero el pie izquierdo y luego el derecho. Al terminar el primer reto, empezaremos el segundo invirtiendo el orden de los pies, primero el derecho y luego el izquierdo. El pulso de los pies va a ser en corcheas.





    ¿Qué tal hasta ahora? Si has llegado hasta aquí, te felicito, adquirir coordinación de cuatro extremidades no es una tarea fácil, pero seguro que si estás leyendo este párrafo ahora te sientes imbatible, nada puede contigo, eres una deidad de la coordinación… hasta que los pies hacen algo diferente, algo menos simétrico… Si hay algo que crees que puedes aportar al resto para que consigan llegar a tú nivel, utiliza la sección de comentarios para ello. Toda ayuda es bienvenida cuando uno intenta aprender.

    Este es el reto —bueno, en realidad los retos, ya que son 3— para bateristas avanzados. Tenemos que ser capaces de ejecutar el mismo patrón de manos, pero esta vez los pies se desmarcarán con tres ostinatos (samba, baiao y tumbao) ¿Eres capaz de hacer los 3? El que más dolores de cabeza me dio a mi fue el de tumbao, ¿Cuál es tu kriptonita?







    Si has conseguido hacer aunque sea sólo uno de estos tres challenges para bateristas de nivel avanzado, creo que puedes empezar a considerar que tienes una coordinación por encima de la media y cualquier persona que te vea ejecutar estos ejercicios pensará que haces brujería. ¿Has podido con todos? ¿Qué te ha costado más? Utiliza la sección de comentarios para guiar al resto por el camino que acabas de recorrer. ¿Algún consejo?

    Si estás aquí es porque quieres tener o ya posees una coordinación de profesional absoluto, te desenvuelves en la batería increíblemente y nada se resiste a tus poderes mágicos coordinatorios, pero, ¿has probado a utilizar el pie izquierdo llevando una melodía?

    El reto de coordinación para profesionales es hacer este ejercicio, donde el pie izquierdo llevará una clave 3,2 de rumba cubana (se llama 3,2 porque tiene tres notas en la primera parte del compás y dos en la segunda) mientras tu pie derecho seguirá haciendo los bombos del patrón de tumbao. ¿Quién es Horacio “El Negro” a tu lado?



    Si has conseguido hacer este reto, mis respetos, deberían ponerte en el Hall of Fame de la coordinación de batería. No es nada fácil poder adquirir esta coordinación y lo sabes, sabes que ha sido todo un viaje poder llegar hasta aquí y creo que tienes la responsabilidad de ayudar a aquellos que quieran llegar a donde estás tú. Por favor, utiliza la sección de comentarios para guiar al resto.

    Espero que con estos retos podáis mejorar y controlar vuestra coordinación independientemente de vuestro nivel. ¡Nos vemos en el próximo!
     
    A matsuko le gusta esto.

Comentarios