Ritmos Vudú: el Yanvalou de Haití

voodoo.jpg


Vudú es una palabra que genera escalofríos. Asociamos el vudú con magia negra, muñecos pinchados y zombies, pero en realidad el vudú es una religión muy enraizada con ritos y tradiciones que han aportado grandes cosas a la música. Deriva de prácticas religiosas del oeste de África, (y ya sabemos que los ritmos de África occidental son muy guays en batería), tiene influencias del catolicismo y por supuesto, está muy ligado a los primeros indígenas haitianos, la tribu de los Tiano-Arawak. Vamos a centrarnos en un ritmo en 6/8 de estos ritos vudú y aplicarlo a la batería, el Yanvalou, un patrón haitiano.

Yanvalou tradicional​

Durante la ceremonia vudú, se tocan unos ritmos concretos en honor a varias divinidades y antepasados y se acompañan con canciones y bailes. Generalmente este ritmo se toca solo en el inicio de la ceremonia, pero hay versiones del Yanvalou que prevalecen en toda la extensión de esta.

Generalmente, el Yanvalou se toca con un ensemble de varios instrumentos: la boula (un tambor agudo), el seconde (timbal con afinación media), maman (timbal grave) y el ogan (un instrumento metálico, muchas veces una cuchilla de azada). Lo más importante en este caso es el ogan, ya que hace de clave, por así decirlo, es la melodía que soporta todo el peso del ritmo, una especie de metrónomo que marca el carácter de este.

Yanvalou en la batería​

Al pasarlo al set de batería, vamos a transformar el ogan en el cencerro, aunque también podría ser en el ride o hi hat para imitar esa propiedad metálica de la que te hablaba antes. ¿No recuerda a la clave cubana en 6/8?

El boula, que era el tambor agudo, lo asignaremos a la caja, ya que el timbal agudo lo vamos a reservar para imitar el seconde:

Ogan y boula juntos, añadiendo un bombo cada 3 semicorcheas que nos proveen de un pulso atresillado, quedarían así:
Si el tempo del ejercicio es muy rápido, puedes bajarlo desplegando el icono de las flechitas de la parte de abajo a la izquierda del ritmo.

Seguimos construyendo el ritmo y esta vez vamos a poner el seconde en el tom agudo y el maman entre el timbal base y el bombo pero vamos a retirar la parte que imita al boula de la caja. El ogan (cencerro) seguirá sonando para tener una referencia de lo que suena a la vez en las dos manos.

Ahora nos encontramos con un problema a la hora de introducir la caja (boula), ya que estamos utilizando 2 manos y, no se a vosotros, pero yo creo que ni con ritos vudú o tirándome en el lago de Springfield podría salirme una tercera. Entonces, tenemos dos opciones, o bien pasamos el ogan al pie izquierdo si tuviésemos un cencerro en él, o intentamos hacer un mix de ogan, seconde y maman todo con la mano derecha. Yo opto por esa opción en este ejemplo, pero recuerda que tienes más posibilidades. Ah, por cierto, también añado el pie izquierdo tocando el hi hat cada 3 semicorcheas para que nos de de nuevo el feel atresillado. Esto quedaría así:

Lo último que nos queda es finalmente añadir la mano izquierda para tocar las cajas o boula y vamos a tener un ritmo que podría poner a bailar hasta a un zombie

Ahora solo quedaría sería explorar y utilizar en contextos un poco más conocidos. Este ritmo se puede combinar con patrones de shuffle, de swing, jazz y, por supuesto, ritmos afrocubanos. Pero eso lo dejamos para otra ocasión. Por ahora disfruta de este ritmo vudú y explora diferentes orquestaciones y tempos, encontrarás nuevos recursos para tus composiciones, solos, jams, etc.
 
Última edición:
Arriba