¿Nos gobiernan enfermos mentales?

Tema en 'Off topic' comenzado por ANGELAIA, 3 de Septiembre de 2012.

  1. ¿Nos gobiernan enfermos mentales?

    Hola! Como sabéis, no suelo abrir ni participar en hilos que hablen sobre política, pero creo que esto es interesante a nivel humano, y es la respuesta a algo que hacía mucho tiempo me venía planteando, y es, ¿cómo pueden dormir nuestros gobernantes por las noches? ... ¿no deberían de tener remordimientos, o algo por el estilo?. Por fin, he encontrado una respuesta convincente a mi pregunta con este texto, me ha llegado por e-mail pero está sacada de la web de "votos en blanco", espero que os guste:

    "El político y psiquiatra David Owen, que fue ministro de Sanidad y de Exteriores británico, afirma que sí, que muchos de los que hoy nos gobiernan son peligrosos enfermos mentales. La enfermedad explicaría muchos de lo que al pueblo le resulta inexplicable, incluyendo las mentiras, los fracasos y las medidas contra el ciudadano, la Justicia y la razón que se están adoptando frente a la crisis.

    ¿Nos gobiernan enfermos mentales?

    El director general de Trabajo de la Junta de Andalucia se gastaba 900.000 euros, provenientes del dinero para luchar contra el desempleo en cocaina y en copas.


    La saqueada CCM concedió un crédito de 50 millones a un narcotraficante para que sus envios recalaran en el aeropuerto de Ciudad Real.


    El hijo del Presidente de la Junta de Andalucia, acusado por la Policia de formar parte de una red de blanqueo de dinero y cohecho a cambio de contratos en la Junta de Papá.


    La familia Botín ocultaba en Suiza unos 2.000 millones de euros evadidos al fisco español.


    El ex-ministro Pepiño recibió en mano cerca de 3 millones de euros en un maletin de la trama de su primo a cambio de contratos.


    Abrimos un periódico y no tenemos más remedio que admitir que estamos siendo gobernados por delincuentes o por locos.

    Cuando Zapatero se hundía sin remedio en las encuestas, rechazado visceralmente por los españoles, le preguntaron, en una entrevista, si se sentía mal ejerciendo el poder y con millones de ciudadanos rechazándole, pero, ante la sorpresa del entrevistador, afirmó que se sentía perfectamente y que dormía a pierna suelta. Lo mismo responderían hoy Rajoy, Montoro, Luis de Guindos, Artur Mas, Dolores de Cospedal, Griñán y muchos otros políticos españoles, a pesar de que deberían sentirse muy mal ante los estragos de la crisis, los millones de desempleados y pobres que llenan las calles de España y el inmenso sufrimiento que las medidas que ellos adoptan causan a millones de españoles.

    Algunos idiotas creen que ser un buen político significa poder adoptar medidas dolorosas sin que les tiemble el pulso, sin que esas decisiones les afecten, por muy duras que sean. En realidad debería ocurrir lo contrario: el mejor político es el que siente dolor con sus administrados y el que duda, medita y sufre antes de adoptar decisiones graves que conllevan sufrimiento humano. Los insensibles son enfermos o canallas que han llegado al poder, mientras que los que sufren son seres humanos decentes que merecen la confianza de sus administrados.

    ¿Por qué ese comportamiento extraño e insensible de los políticos ante el sufrimiento que ellos mismos provocan o que no saben mitigar? La respuesta es que muchos de los políticos que hoy gobiernan son auténticos enfermos mentales, necesitados urgentemente de tratamiento psiquiátrico intenso. Lo que Zapatero definía en su entrevista como signos de salud, son, precisamente, los síntomas más claros del "Síndrome de la Arrogancia", la enfermedad mental que David Owen define y que reclama sea incluida, con un número propio, en el Código Internacional de Enfermedades (CIE).

    Tras desempeñar cargos como el de ministro de Sanidad (1974-1976) y el de Asuntos Exteriores (1977-1979) en el Reino Unido, Owen, médico de profesión, se ha concentrado en los últimos siete años en la medicina y en la investigación del cerebro humano. Durante este tiempo, el inglés ha desarrollado una tesis sobre este "síndrome de 'hybris'", para él un desorden de personalidad cuyos síntomas serían el aislamiento, el déficit de atención y la incapacidad para escuchar a cercanos o a expertos. David Owen (In Sickmess and in Power, 2008) explica que el dominio del poder ocasiona cambios en el estado mental y conduce a una conducta arrogante, por lo que las enfermedades mentales necesitan una redefinición que incluya el Síndrome de la Arrogancia en el elenco mundial de enfermedades mentales.

    A algunos políticos, el poder les hace perder la cabeza, los convierte en arrogantes y soberbios y les aleja de la realidad, situándolos en una peligrosa alienación que les hace perder la noción de la realidad. Pero a otros los convierte en verdaderos y peligrosos enfermos mentales, incapacitados, según Owen, para tomar decisiones y gobernar. Cuando acceden al poder se creen dioses o sus enviados en la Tierra, propician el culto a la personalidad y muchas veces se tornan crueles. Algunos creen que esa enfermedad se da únicamente en las tiranías, pero lo cierto es que también se desarrolla en las democracias, afectando a personas que han sido elegidas en las urnas. El síndrome, en los dirigentes que gobiernan las democracias, al no poder comportarse como dictadores crueles, tiene otros rasgos y manifestaciones: se sienten eufóricos, no tienen escrúpulos, no son conscientes de sus errores y fracasos y son capaces de dormir a pierna suelta (como Zapatero) sin que ni siquiera les afecte el rechazo masivo de los ciudadanos o su inmensa y aterradora cosecha de fracasos, dramas y carencias que, para cualquier persona con salud mental, resultarían insoportables. Su alienación es de tal envergadura que cometen un error tras otro, porque la capacidad de análisis no les funciona y sus decisiones y medidas son producto del desequilibrio, la soberbia y la confusión extrema.

    Adolfo Suárez, Felipe González, José María Aznar y Zapatero han sido víctimas de lo que en España llamamos el "Síndrome de la Moncloa", un mal que aliena, atonta y aleja de la realidad a los mandatarios. Es probable que ese síndrome sea el mismo "Síndrome de la Arrogancia", descrito por Owen.

    Es evidente que un tipo que duerme a pierna suelta, a pesar del sufrimiento y del rechazo masivo de sus conciudadanos, sin que su conciencia se conmueva ante los millones de desempleados, pobres y gente infeliz que ha generado su gobierno, ha debido perder la razón y estar gravemente enfermo.

    Owen dice que los enfermos que padecen el "Síndrome de la Arrogancia" no están capacitados para gobernar y ponen en grave riesgo a los países que controlan.

    ¿Lo padece también Rajoy? ¿Hay alguna otra forma de explicar que un político prefiera subir los impuestos hasta asfixiar a sus ciudadanos, antes que suprimir lacras injustas y contrarias a la democracia como la subvención pública a los sindicatos y partidos políticos? ¿Por que Rajoyse esconde y no da la cara ante los españoles, a los que ha vaciado la cartera? Es probable que sólo un enfermo grave sea capaz de negarse a recortar gastos gubernamentales y prefiera meterles la mano en el bolsillo a los ya esquilmados ciudadanos. Es probable que sólo un enfermo sea capaz de adoptar esas decisiones, claramente contrarias al bien común, sin sentir dolor y angustia como ser humano.

    Zapatero ya está en la tumba política, curándose, tal vez, de su enfermedad, retirado de la primera línea política, pero hay otros muchos políticos españoles en activo a los que se les ve la enfermedad nada más mirarles a los ojos u observando con atención su comportamiento. Carme Chacón deja a un lado su catalanismo radical y se presenta ante el PSOE como hija de un andaluz. A su flanco, sin que le moleste, se encuentra un despilfarrador empedernido como el manchego Barreda. Rubalcaba se presenta como ajeno al "zapaterismo",cuando ha sido su principal cómplice ¿Están locos o carecen de principios? Quizás las dos cosas, a juzgar por el aquelarre de insensateces y majaderías que ofrecen al ciudadano.

    El caso más claro y evidente es el del presidente catalán Artur Mas, tan nacionalista, arrogante e insensible al sufrimiento ajeno que prefiere que algunos pacientes catalanes puedan morir por falta de atención médica, como consecuencias de los duros recortes en sanidad que ha ordenado, antes de cerrar sus innecesarias "embajadas" catalanas en el exterior.

    A Artur Mas parece que no le importa lo que opinen sus administrados. Preso, probablemente, del "Síndrome de la arrogancia" se cree facultado para decidir sobre todo y optar por la política que él crea conveniente, incluso en contra de la voluntad de los ciudadanos. Es evidente que un dirigente que prefiere cerrar quirófanos a cerrar embajadas inútiles posee una inmensa y escandalosa carencia de democracia, pero es más evidente todavía que también podría padecer la enfermedad que el británico Owen ha descrito y tipificado con gran acierto. Los gobernantes valencianos parecen presos también, de la "locura de los políticos": no han podido pagar en diciembre la Seguridad Social de sus trabajadores y han necesitado la mediación del Gobierno por el vencimiento de una deuda de 123 millones, pero se niegan a recortar en el ruinoso Canal 9 de televisión regional. De manicomio, por lo menos.

    Si esos políticos enfermos estuvieran en su sano juicio, dimitirían inmediatamente, ante la evidente incapacidad psicológica para gobernar a un pueblo de hombres y mujeres libres. Deberían comprender (pero la enfermedad les impide asumirlo) que, sin el apoyo de los ciudadanos, que son los "soberanos" en democracia, un gobernante rechazado equivale a un tirano".
     
  2. Auténticos psicópatas, eso es lo que son. Los psicópatas se caracterizan por la ausencia total de empatía. Para trepar en un gran partido necesitas dar muchos codazos y pisar muchas cabezas, aparte de chupar muchas pollas. El perfil de muchos políticos y el de muchos directivos de grandes empresas se corresponde con el de un psicópata (no todos los psicópatas acuchillan niños). Sólo así se explica que no tengan problemas en condenar a miles de personas a pasar hambre o incluso a morir con el objetivo único del beneficio propio (véase la burbuja alimentaria de los últimos años, que reportó millones de beneficios).

    Así es como tenemos gobernantes que nos exprimen más y más y disparan la pobreza mientras no renuncian a ninguno de sus generosos privilegios. Algo así como los señores feudales
     
  3. Sí.

    Siguiente pregunta
     
  4. Evidentemente si. Ahora la cuestion es... ¡que nadie se lo diga wue son capaces de pedir subvenciones y ayudas! ¡ladrones!
     
  5. +1

    Súmale a su naturaleza psicótica, su educación elitista en família y estudios... y voilà!!


    Una vez tuve que conocer a un gilifante de estos. Su cara a distancia ya me decía mucho, pero cuando le tuve que estrechar la mano, casi me da algo. Para los que sepáis un poco de lenguaje no verbal fue un saludo con la palma completamente hacia abajo (como hitler, pero dando la mano...)
     
  6. Todavia recuerdo a la ministra italiana aquella anunciando los recortes entre lagrimas, estos HDP lo hacen con una sonrisa y palmadita en la espalda...
     
  7. Esastamente. Y como dice papapitufo, en las grandes empresas suelen tener los campos de entrenamiento, aunque en el resto también se dan estos personajes, no sólo en las grandes. En las pequeñas suelen quedarse los "wannabe", que igual hasta son peores.
    Hace un tiempo leí un libro la mar de interesante de Iñaki Piñuel sobre el tema: "Neomanagement: jefes tóxicos y sus víctimas". Ed. Aguilar. 2004. el cual recomiendo un muy mucho. El mismo autor tiene otro que no he leído aun pero que promete: "Mi jefe es un psicópata: por qué la gente normal se vuelve perversa al alcanzar el poder". Ed. Alienta.2008.
    Desgraciadamente tengo que bregar en mi curro con bastantes especímenes de estos...

    Lo malo es que ese prototipo de persona se potencia como modelo de triunfador y claro, acaba calando en toda la sociedad siendo la peligrosidad del sujeto proporcional al nivel de poder que maneja.

    En cuanto a David Owen y mirando por el internele, he visto que ( a parte de que resulta que es Sir David Owen) publicó un libro sobre el tema que no debe tener desperdício. Dejo una reseña que creo que vale la pena:
    http://www.elcultural.es/version_pa...Estado_y_de_Gobierno_en_los_ultimos_cien_anos
     
  8. si...totalmente enfermos, sin lugar a dudas.
     
  9. Ése es un dato muy interesante y, claro, revelador.


    Igual meto la pata, pero me parece recordar que Sir David Owen es famoso precisamente por ese tipo de estudios sobre la psicología del poder.


    Bueno, cuatro cosas para animar el tema:

    - Angel, pienso que has empezado muy bien expresando una duda e intentando resolverla -¿son nuestros poderosos una panda de psicóticos?-, pero creo sinceramente que luego te has excedido, ya que has hecho algo que no se puede hacer: has dejado que tu ideología o tus opiniones entraran en tu discurso. Y fíjate que no te quiero discutir ni una sola de las cosas concretas que dices, mi objetivo es sólo hacerte notar que tal vez aparezca otro forero con otras ideas sobre alguno de los temas que apuntas y te dice que estás equivocado y que tal medida o tal político son mejores de lo que tú dices, por ejemplo.
    Es decir, pienso que mezclas una legítima pregunta sobre la ceguera que da el poder, la corrupción mental, el ego y la perpetuación de toda una clase de personajes endogámicos con sus actos concretos, y eso es doblemente malo, porque puede que no tengas razón respecto a sus actos y porque precisamente el momento en el que estamos requiere medidas excepcionales que puede que no sean las que esos tipos han tomado, pero que es evidente que lo que hay que hacer no es lo que se ha tenido que hacer hasta ahora para gobernar de la forma "habitual".

    - Mi segundo comentario amplía tu pregunta sobre los síndromes que puede fomentar una situación de gran poder o de privilegio: ¿es tu pregunta también pertinente hacia rockstars, actores o escritores, por ejemplo? Podemos iniciar un nuevo hilo de peleas y malos rollos sobre la crisis y la política, pero seguro que el mundo del Show Business o más aún el del Rock nos resulta más cercano y conocido, y además nos evitaría esas peleas, ya que estaremos más o menos de acuerdo en que todos estos personajes llegan, en mayor o menor medida, a perder la cabeza temporal o definitivamente.
    Es más, yo he tenido la oportunidad de tratar con médicos famosos y he podido observar esos mismos síntomas que tú les otorgas a los políticos y podríamos otorgarles a los rockstars, incluido lo del exraño e inquietante apretón de manos con la palma hacia abajo que ha descrito Jamsyuk.
    Así que la verdadera pregunta podría ser en realidad: ¿cuáles son los efectos sobre la mente de tener una situación de privilegio, fama y necesidad de actuar públicamente?

    - La tercera cuestión tiene que ver con las consecuencias del tema. Es evidente que alguien debe ocupar los puestos de alta responsabilidad. ¿Estamos seguros de que entendemos esto? Si elimináramos de sus puestos a nuestros políticos con una varita mágica, habría que sustituirlos, lo que nos lleva de nuevo al principio del problema. Sí, ya sé que podemos cambiar la estructura, pero eso no cambia nada: alguien debe ocupar determinados sillones, y ese alguien va a acabar teniendo los mismos problemas que estamos discutiendo aquí.

    - Por último, centremos la cuestión: si estamos de acuerdo en que alguien debe ocupar el "trono", podemos de nuevo volver a pelearnos por cuestiones ideológicas, pero ello no nos resolverá nada. Así que vuelvo a decirlo: centremos la cuestión. Seamos honestos. Podemos afirmar, quizá, que Zapatero o Rajoy son unos inútiles, unos zafios, unos mediocres etc. etc. Pero -tercera vez que lo digo-, seamos honestos: aún sospechando o sabiendo que existe un "síndrome del poder", ¿podemos seriamente afirmar que Rajoy o Zapatero (digo estos dos porque son los dos responsables de los dos grandes partidos y ambos han sido presidentes del Gobierno), podemos afirmar seriamente que son enfermos mentales?

    Francamente, y por muy en contra de ambos que estoy, mi respuesta es que no. Ni ellos ni Botín, ni Mas, ni el sobrino, ni el primo ni la abuela que fuma. Serán muchas cosas y probablemente tengan un problema mental con su situación de poder y privilegio, pero ¿enfermos mentales?



    P.D.: he olvidado algo. Pensemos que, cuando gana las elecciones, un Presidente de los USA es responsable de lo que suceda con la vida de mucha gente desde el minuto 1. Si hace A, en Oriente Medio mueren unos. Si dice B, otros mueren en Africa. Si hace C, sufre muchísima gente. Y al contrario, con A, B o C, otros mejoraran y salvarán sus vidas posiblemente. Eso es demasiado para cualquiera, pensad en ello y en si fuerais vosotros ese señor.
     
  10. Pero Goodvalley, ¡si yo no he dicho nada! ...como explicaba, me he limitado a hacer un copia-pega, todo el texto en cursiva de mi post original es un copia-pega. Saludos!
     
  11. Yo diré lo de siempre: alguien les vota

    EDITO: "alguien" no... muchos "alguienes". Y mañana volverían a votarles
     
  12. Ya, pero esos no son enfermos mentales, son directamente gilipollas
     
  13. Jaja, y mira que me lo había leído como tres veces para contestarte, pero claro, la parte en cursiva... No me he dado cuenta, Pero bueno, no sé qué te parece lo que comento, ya que estamos...
     
  14. Eh, ehe, pues no fui yo no... ojalá yo fuera capaz de escribir un párrafo como ése... el caso es que lo que comentas tiene su lógica, pero yo sigo creyendo que son unos enfermos mentales, estoy totalmente de acuerdo con el escrito original, aunque tampoco puedo asegurar que sea 100% cierto todo lo que dice técnicamente hablando, pues no soy un experto en la materia lógicamente. Saludos!
     
  15. Yo tambien vuelvo a insistir: "Escons en blanc"/"Escaños en blanco"

    Me parece la única manera de salir de esto (y le he dado muchas vueltas)

    Es lo que me parece interesante de la propuesta y responde de alguna manera la pregunta de Goodvalley.
    Creo que solamente quitandoles el sitio a los politicos y re-escribiendo de nuevo las reglas tenemos alguna opción. Si, alguno tendra que sentarse en el trono, pero con nuevas normas, de manera que no pueda hacer lo que quiera.

    La idea es que, si TODOS los que estamos hartos de la política tal como se entiende actualmente, votaramos una formacion que se comprometiera a NO ocupar el escaño, llegaria un momento en el que igual la mayoria absoluta la tendrían sillas vacias. Solo en ese momento o quizás antes, se podría establecer un debate o se podrían cambiar las normas del juego de manera que fueran normas que beneficiaran a los ciudadanos.
    Habría, eso si, que definir una especie de "Constitucion de sabios" para poder establecer las normas (y esa es la parte complicada)
     
  16. Diana.:)
     
  17. De sabios, sí. De gente preparada y con experiencia preocupados por el bien general, no el particular. La actual es de trepas y chupopteros.
     
  18. Enfermos mentales y una mierda!

    Me niego a clasificarlos como "monstruos extraordinarios" como diría uno (en realidad esto lo dice F. Muguruza, pero no lo digo porque si no la gente me tacharía de radikal o perroflauta y ello invalidaría mi argumento). Son gente mezquina, que se han movido por intereses personales y ahora siguen igual, intentando poner parches para no quedarse con el culo al aire. Lo jodido es que ya no hay sabana para tapar tanta posadera descubierta, tanto dinero o tanto pasotismo como para que no nos afecte, o para que hagamos que no nos afecte.

    Creo que son como ese compañero de curro o de clase que ha sabido ascender anteponiendo lo suyo a cualquier tipo de ética o bienestar colectivo. Lo único que cambia es la escala a la que actúan. Claro que el nivel de hijoputismo es mayor, pero también lo son las ganancias, y eso les compensa.

    Con el tiempo han ascendido ayudándose entre ellos, y luego de ascender, han quemado la escalera, para que nadie acceda a su nivel, y así de paso nos convenzamos de que esa forma de hacer las cosas es la normal, pero porque ellos se encargan de señalar, ridiculizar, criminalizar y/o reprimir cualquier iniciativa que pueda llevar a la demostración que otro modelo es posible. Y si no lo consiguen..bueno..todo el mundo tiene un precio...y a veces el convencer a los demás de que X se ha vendido es más fácil que comprarlo... Pero ahi ya me voy por los cerros de Úbeda.

    Pues eso, que no quiero parecer categórico, pero e que creo que el darles esa categoría de "enfermos" es en parte exculparlos. son gente mediocre, con aspiraciones mediocres, con gran poder... una metáfora válida sería...no se...darle el Guantelete del Infinito a un cani, para que lo gaste en tener una casa mas grande, un audi TT tuneado y un harén de chonis...y quien no haya pillado la metáfora, que se culturice :D
     
  19. Hey Padomon, yo creo que una cosa no quita la otra! ...es decir, a mi entender no por ser enfermos mentales son menos cabrones. Podríamos poner como ejemplo a un psicópata (o mejor dicho un sociópata porque es consciente de que está haciendo daño), así que entra en las dos categorías: enfermo mental y malnacido, o cualquier otro insulto que se nos ocurra. Pues eso, los políticos también, aunque si queréis puntualizo eso de que "no todos", así como que queda mejor. Saludos!
     
  20. Enfermos mentales para nada, esta gentuza esta perfectamente en sus cabales, saben perfectamente lo q hacen y cuales son las consecuencias de su deciciones. Para mi son unos parasitos, vividores, charlatanes maestros del discurso y la retórica cuya única preocupación es salvar su culo y el de sus amigotes banqueros y empresarios porque esta mas q demostrado q no gobiernan para el pueblo les importamos solamente para sacarnos el voto. Han perdido el rumbo, los escrupulos y la verguenza.....:malo:
     
  21. Referente al voto en blanco se ha de tener en cuenta que si no esta representado por una entidad y que haga valer la condicion de no ocupar silla, este voto se suma a la totalidad de votos emitidos y el reparto es igual de proporcinal.
    Por esto, otra solucion es el voto nulo. Que consta como emitido, pero se suma a la totalidad.
     
  22. "Que consta como emitido, pero se suma a la totalidad"

    Perdón, queria decir, que consta como emitido, pero NO se suma ala totalidad de votos emitidos.
     
  23. Es que "Escons en blanc" es un partido politico cuyo unico punto del programa es "dejar el escaño vacio"
     
  24. Hey dalgaidas, pues esta sería una posible y buena definición de "sociópata": joden al personal pero son totalmente conscientes de que hacen daño, así que insisto... lo cortés no quita lo valiente, y les concedo el 2x1: enfermos mentales y cabrones.
     
  25. Bueno, no nos engañemos, además de que son unos psicópatas (+1 por el artículo), también es su trabajo hundir Españar...
     

Comparte esta página