Minihistorias musicales.

Tema en 'Música' comenzado por magriber, 13 de Diciembre de 2008.

  1. He pensado en contaros dos sucesos musicales en la calle de la gran manzana.

    Era el año 1991, agosto.
    Estaba pasando un mes en una ciudad donde el espectáculo está en la calle, eso dice el tópico.

    Paseaba cuando oí sonando una batería a la vuelta de la esquina, un bombo penetrante, platillos... muy buen sonido, muy bien ritmo.

    Como la batería siempre ha sido una pasión no ejercida, me acerque con cierta ansiedad para ver al personaje que se dedicaba a tocar ese instrumento tan poco habitual entre los musicos callejeros.

    Cuando por fin me giré mi visión no encajaba con lo que mis oidos. Un negro de unos 25 años, desaliñado daba golpes con absoluto acierto en un gran cubo de plastico, a su izquierda una rejilla de nevera y algún otro objeto que no recuerdo. estaba sentado en el suelo y en sus manos un par de trozos de escoba.

    No os podeis ni imaginar lo que sacaba de aquel montón de botes.

    Se levantó y se fué. Dejó abandonado el instrumento. ¿O lo llevaba siempre con él?.


    No sabeis la envidia que me dió.

    ________________________________


    Nueva York de nuevo. Iba en un vagón del metro.

    Lo recuerdo oscuro, iba poco lleno.

    En una estación entro un mendigo ciego con dos perros. Llevada un altavoz colgado a cada lado. Mucha ropa, bolsas de plástico... Se agarró a una barra de esas que sirven para que la borrachera no te tire al suelo, en la otra mano a un micrófono como al cuello de una botella.
    Encendió un casette de cinta y comenzó a cantar una tristisima partitura de opera que se unía a los sonidos del vagón.

    No puedo ubicar lo que vi, oí y sentí en nada que pueda comparar para contaroslo.
    Sólo la certeza de que los que estaban allí conmigo tenían también una sensación de irrealidad y la carne de gallina.

    Todos le dimos dinero, salió corriendo al abrirse las puertas en la siguiente estación.
    La magia se fue como si me diesen una bofetada.

    aquí ...
     

Comparte esta página