El secreto de los platillos turcos

Tema en 'Platos' comenzado por Manu_2112, 6 de Junio de 2009.

  1. Por coincidencia encontre este articulo y lo comparto con ustedes.



    ¡Clon, clon, clon, clon! El golpeteo de los martillos sobre los discos de metal, que más tarde serán afinados platillos de batería, es ensordecedor en el taller de Istanbul Agop, una de las empresas más prestigiosas del sector en todo el mundo. La marca turca exporta sus platillos a 42 países y a las baterías de artistas como el grunge Matt Chamberlain (ex-Pearl Jam y colaborador de Tori Amos), el funky Idris Muhammad y los rockeros finlandeses de The Rasmus.

    [​IMG]
    Proceso de martillado de los platillos en el taller de Istambul Agop. Foto: AGATA SKOWRONEK


    Pero los dueños de Istanbul Agop, los hermanos Arman y Sarkis Tomurcuk, poco tienen que ver con las ideas que habitualmente asociamos con los grandes nombres de la música internacional. Son dos hombretones de gruesos brazos, acostumbrados a bregar con el duro trabajo y las altas temperaturas del taller. "Nuestros platillos son famosos porque todo el proceso de elaboración es artesano y así se consigue mayor musicalidad", justifica Arman.
    El proceso comienza de forma secreta, pues solo los dos hermanos conocen la composición exacta de la aleación de cobre, estaño y otros metales que, fundida a altas temperaturas, sirve de base a la manufactura de los platillos. Tras amasar el material en forma redonda, se cuece y se somete a un proceso químico para hacerlo maleable. Los obreros del taller corren de un lado a otro con estas inmensas galletas al rojo vivo sujetas con unas tenazas: "¡Ahí va!", grita uno. "Paso", solicita el otro en medio de una confusión perfectamente orquestada.

    Más de 2.500 golpes
    "Luego llega el martilleo de los platillos, que es el verdadero arte", explica Arman, mientras Sarkis corre sudoroso con una de las piezas, pues ambos supervisan y participan en todo el proceso. Arman se agacha junto a las pequeñas sillas en las que cinco martilladores golpean inmisericordes los discos de metal con un sonido que aún en nada se asemeja a los armónicos de la batería. Un platillo de 16 pulgadas recibe al menos 2.500 martillazos y pasa de un obrero a otro para que el resultado sea más uniforme. Finalmente, se redondea y se pule para conseguir el acabado perfecto. ¡Chin, chin, chin!
    La ciudad del Bósforo posee una larga tradición en la fabricación de platillos, ya que la forma de estos instrumentos tal y como los conocemos fue ideada por los otomanos al agrandar el tamaño de los crótalos que utilizaban los antiguos egipcios. Hoy en día, Turquía es la sede de producción no solo de Istanbul Agop, sino de otras marcas de platillos también conocidas por los bateristas de todo el globo, como Bosphorus, Istanbul Mehmet y Bizance-Meinl. Pero la historia comenzó mucho antes... En 1623, el empresario armenio Avedis Zildjian recibió la autorización del sultán Murat IV para fabricar platillos destinados a la banda de música de los temibles jenízaros del Ejército otomano, En el siglo XIX, sus sucesores comenzaron a comercializarlos para usuarios particulares. En los años 20, Zildjian trasladó parte de su producción a Estados Unidos, donde, gracias al surgimiento del jazz, se convirtió en la mayor empresa productora de platillos del mundo hasta el día de hoy.
    Agop Tomurcuk era apenas un crío cuando comenzó a llevar agua a los obreros de la fábrica K Zildjian, situada en el barrio estambulí de Samatya (hoy Koca Mustafa Pasa). Poco después entraría a trabajar en ella como operario, hasta llegar a ser el jefe de producción. "Mi padre era el mejor fabricante de platillos del mundo", afirma Arman. Así que cuando la fábrica cerró sus puertas, en 1977, Agop y su socio Mehmet Tamdeger, otro exobrero de la empresa, montaron su propio negocio. En 1996, Agop murió y la empresa se dividió en dos: Istanbul Agop e Istanbul Mehmet. "Pero solo nos dejó a nosotros el secreto de la fórmula de la fabricación de los platillos", puntualiza Arman.

    Artesanía armenia
    Los dos hermanos fueron aleccionados desde que tenían 9 años en la manufactura de platillos, pasando por todas las etapas del proceso antes de llegar a convertirse en los nuevos dueños de la empresa. Ellos también son armenios, como el primer productor de platillos del mundo: "Los armenios siempre hemos tenido fama como artesanos. Hay muchos armenios en el negocio de la joyería, y en el pasado eran los más apreciados fabricantes de zapatos, de espejos... Este talento viene de la tradición artesanal".
    Resta una cuestión: ¿Quién heredará el preciado secreto de la aleación mágica cuando los hermanos Tomurcuk se retiren? "Quizá uno de nuestros hijos, o todos, quieran seguir con la tradición y entonces les daremos la fórmula, pero no les forzaremos a hacer nuestro trabajo, porque si lo hacen a disgusto no tendrán éxito. De todas formas, aún somos jóvenes y nos quedan años para seguir fabricando platillos", dice Aram con una amplia sonrisa que ilumina su recio rostro. De buen artesano.



    http://www.elperiodico.com
     
  2. :D

    Cuán surrealista!
     
  3. jajajaja

    +10
     
  4. interesante jejeje, a vecs me encantaria hacer una locura e irme a una de esas a aprender y mas a tarde a currar.... facil de decirlo pero no de hacerlo XD
     
  5. Estupendo artículo: gracias por publicarlo. Yo tengo un Istanbul firmado por Mehmet y Agop (Traditional 13"), - evidentemente de antes de la "disolución" - que ya me pueden ofrecer oro y brillantes...
     
  6. Gracias por subir el articulo! me parecio muy interesante, cada vez me gustan mas los istanbul ya tengo ganas de conseguir el dinero para unos!!! maldito gas xD
     

  7. me lo cambias por mi sabian solar de 14? te lo puedo firmar yo si quieres eh :p jaja
     
  8. Jooooder, 2.500 martillazos, ésta peña tiene que tener unos antebrazos impresionantes. El onanismo en su caso, sería casi un suicidio.
     
  9. Mustafá, venga hombre unos gramillos...
     
  10. yo os puedo decir que lo vi en persona en la fabrica de bosphorus, y me quede impresionado, me hubiera gustado tambien ir a ver istanbul agop(otra de mis debilidades turcas), pero no pudo ser, ya que estaban de vacaciones. por cierot surko, ese plato que tienes cuidalo por que es una reliquia, hay muy pocos en el mundo de antes de la disolucion de la empresa istanbul como tal, ya que no se comercializaban como ahora ni mucho menos. Los rides son los mas cotizados...
     
  11. xDDDD!!!!
     
  12. Artesania castiza de la buena jejeje. Grandes platos por cierto
     
  13. MOS

    MOS

    Hará un año y pico vendí un crash de 16" firmado por ambos artesanos. Podeis flagelarme si quereis
     
  14. Anonymous

    Anonymous Invitado

    70 baquetazos para ti en las espaldas...aver el siguiente que pase jejejeje
     
  15. le sacarias una buena pasta por lo menos no? xCD
     
  16. Buen post.
    Aunque no le pega mucho la camiseta de Alchemy al mozo que se esta currando ese hat de 13" acabado natural para Istambul. (Va de coña eh!!!)
    Saludos y salud
     
  17. alchemy es otra marca de platos turcos que por lo que me comentaba ruben este fin de semana pasado, empezo por separado pero ahora es parte de istanbul agop, que la compró en su momento.
     
  18. pues yo de alchemist solo he escuchado un plato, y francamente, no se ni que gama era ni cuanto valio, pero el sonido no me molo na de na
     
  19. pues seria un a.r.t. que son la gama baja, porque por lo visto los de la gama profesional son la repolla tambien
     

  20. [​IMG]
     
  21. pues mirando el catalogo y haciendo memoria no estoy seguro pero era o un ART o un Professional... pero amos.. a mi no me molo, y encima destaco que ha sido el plato mas guarro que he visto, un roce con los dedos y te quedaba una marca que parecia que lo habias pasado de mano en mano por una cadena humana... eso y la durabilidad, me parecio un plato demasiado rigido, esto ultimo me hace pensar que seria un ART, porq por mi experiencia ya he visto que los platos de gama alta no son tan rigidos como los de gama baja jeje
     
Cargando...

Comparte esta página