Cómo tocar Río Wolf de Rufus T. Firefly en batería

r.png


Seguimos con la tanda de partituras de batería de grupos españoles. Río Wolf es una canción de Rufus T. Firefly en la que, según Víctor Cabezuelo, rinden homenaje a Jeff Buckey, quien desapareció en las aguas del Río Wolf mientras cantaba Whole Lotta Love de Led Zeppelin. El segundo corte de su disco "Magnolia" de 2017 es, junto a "Nebulosa Jade" y "Magnolia" uno de los tres buques insignia de este disco que recomiendo escuchar con atención.

En esta canción para bateristas de nivel intermedio, te adentrarás en los grooves hipnóticos e imaginativos de Julia Martín, te esperan patrones que juegan en el hi hat, cortes y fills en diferentes subdivisiones, cambios de compás y un interludio con algo que podríamos llamar un solo de batería. También hay una pequeña modulación métrica al final del tema. Si quieres plantearte un reto mientras tocas un auténtico temazo, esta es tu canción.

Al detalle: dinámicas, articulación, interpretación y sonido

Durante todo el tema, el bombo se toca pegando la maza al parche y la caja tocada en los backbeats con rimshot y en el resto de notas sin él.

La intro entra primero con charles y un groove sólido. Después del primer fill entra una intro con el resto de instrumentos y el ride es el encargado de llevar un groove que podría asemejarse al de Inmigrant Song de Led Zeppelin con las figuras de bombo presentes.

En la estrofa encontramos un groove con corcheas en el hi hat cerrado, bombo a negras, backbeats de caja en los tiempos 2 y 4 del compás y un timbal base que apoyará la cuarta semicorchea de cada tiempo y los tiempos 1 y 4. Personalmente me encanta esta elección del timbal base para llenar frecuencias graves sin necesidad de utilizar bombo. Atención a las variaciones de hi hat que encontramos dentro de esta parte.

El break previo al primer estribillo nos pone a prueba en las subdivisiones, corcheas, semicorcheas y finalmente fusas nos hacen desembocar con fuerza en un estribillo con un groove con síncopas en el bombo que apoya los finales de frase.

Tras el primer estribillo, que termina con un redoble de fusas en crescendo, nos encontramos con un interludio con un groove preciso y pesado que nos conduce hacia el pasaje que todo batería quiere tocar, ese en el que uno puede enseñar que sabe tocar semicorcheas, tresillos y moverse por timbales y platos. ¡Prepárate para el solo de batería!

Tras esto, otra intro, otro break y otro estribillo similares a lo que ya se ha tocado. El final tiene una modulación métrica que está escrita en semicorchea en 6/8 aunque podrías sentirlo en 4/4 donde la corchea de tresillo toma el valor de la semicorchea anterior. Un final apoteósico para un tema redondo y que te deja con ganas de volver a escuchar.

¿Qué equipo debo utilizar para sonar igual?

Julia Martín, baterista de la banda madrileña, tenía un sonido de batería muy pensado y quería que tuviese ese toque Bonhamiano, supongo que por aquello de lo que habla la canción.

El bombo con el que se grabó es un Gretsch de 24" perteneciente a Juanma Padilla, vacío y sin parche resonante. Timbales Ludwig Classic Maple de 12" y 16" y la caja una Ludwig Supraphonic Supersensitiva. Para conseguir el sonido abierto de sala, Dany Richter, con quien he tenido la suerte de grabar en su estudio "El Lado Izquierdo" en varias ocasiones, buscó minuciosamente mediante paneles reflectantes esa apertura para dotar al sonido de ese espacio característico de las baterías de Led Zeppelin.

Partitura​

1.png

2.png

3.png
 
Arriba